Calmando la maldita ansia

Último fin de semana de Noviembre, primeros copos caídos tras un verano y otoño de los que revientan el mercurio por arriba. Y la maldita ansia te hace volver a coger los esquís antes de lo que es debido. No sirve de nada la experiencia que has adquirido en identificar el estado de la nieve, a través de la textura que se aprecia en las fotos de los reporteros de facebook y de los blogs varios en lo que todo parece que sea chipiguay, que la vuelves a cagar.

IMG_2606 - Versión 2

Segunda norma de oro que te han enseñado los vetustos montañeros. Por favor, pronúnciese con toda la Erre en plenitud. Si vas a Francia, y no ves ordas de Jean PieRRes en el parking de un pico concurrido y encima está lleno de matrículas españolas, no lo dudes ni un momento, date media vuelta. Los franceses suelen ser unos montañeros increíbles con un olfato natural para las buenas condiciones.

La tercera de las reglas de oro, esa ya es estricta, la de los tiburones. Nunca lleves los esquís nuevos o recién salidos del taller el primer día. Por lo menos, esa norma la cumplimos a rajatabla y nuestro ego tan sólo salió herido por haber traicionado a los dos primeros axiomas.

Depués de la verborrea y los principios baratos callejeros, el sitio elegido para esquiar fue el Túnel de Bielsa, cara norte, el Bataillance. Magnífica atalaya para sentirte entre dos países, España y Francia. Viendo el tremendo cortado que hay hacia la cara Sur y con vistas inmejorables.

Crampones en mixto hielo fusión para llegar a la cima. Atravesar la cresta para bajar por otro lado, y de nuevo encontrarnos con pendiente fuerte en el tercer giro de la temporada con todo más duro que el topacio – y ahora cómo se hacía para hacer el salto la rana pa girar– pensé para mis adentros. Dos o tres giros decentes en nieve arrastrada por el viento, y cervecita al sol en Parzán.

Si! He dicho Parzán, dentro de poco igual le cambian el nombre por Punt de Trobada, en honor a esos supermercados que hay en la entrada de Andorra. Parzán no se ha querido quedar atrás y se ha modernizado para todas esas familias que cruzan el túnel buscando tener acceso a Ricard a buen precio.

¿Y que fue de Miss Parzán? sirviendo desayunos a las 6 de la mañana, a cazadores y esquiadores, desbancada a posteriori por las Rumanas apretadas con sus push ups… – Uy! Que me embalo!

Nos quedarán aquí los bares de carretera, las cervecitas y el sol. En lo otro, en lo de la nieve y las ansias, todavía me queda mucho por aprender.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s